Piano solo

Jose Carra reinvidica a través de su música la figura del compositor-intérprete-improvisador que hasta el siglo XIX no fue separada.

Carra despliega sobre el piano todo su potencial. Su concierto a piano solo es una experiencia única en la que el espectador se sumerge en su mundo sonoro personal formado por composiciones originales, reinterpretaciones de músicas de todos los géneros e improvisaciones.

(C) Pepe Ainsua

Carra se entrega a la sensibilidad melancólica […], al deleite romántico en una narración evocativa que acerca el planteamiento a la música programática, desprendiendo en su recorrido una mezcla de emociones aéreas y motivos repetitivos que sugieren entre ambos cierto matiz pop. Recogimiento poético.

Jesús Gonzalo, Tomajazz

Etiquetar la música de Jose Carra es prácticamente un desafío. Carra se mueve ágil a través de la música clásica, el romanticismo, el jazz y la música popular mediante la improvisación y sus propias composiciones. La creatividad del músico malagueño no tiene límite.

Jose Carra es hoy día uno de los músicos más versátiles y creativos de la nueva generación de músicos de jazz españoles. Con cinco discos cómo líder, el último, Santuario, es su primer disco a piano solo, uno de los trabajos más personales, oscuros y reflexivos del compositor.

Ha colaborado con infinidad de músicos como Sheila Jordan, Chris Cheek, Eric Alexander, Perico Sambeat, Javier Colina, Miguel Poveda, la cantaora “Argentina” y un largo etcétera. Ha sido premiado en numerosas ocasiones por su música.

Santuario es el nuevo trabajo discográfico de Jose Carra. El primero a piano solo. Un disco que pese a llevar en la mente de Carra durante casi un año, ha sido moldeado por los meses que duró el confinamiento por el COVID-19.

(C) Saray Ramos

«Me di cuenta de que la música que tenía en la cabeza para grabar ya no funcionaba con mi estado de ánimo actual. La situación por la que hemos estado pasando en los últimos meses por el COVID-19, toda la tristeza y la incertidumbre que nos ha invadido ha dejado su impronta en mi música.»

Santuario tiene muchas referencias a la música religiosa. «Dies Irae», «Recordare» y «Lux Aeterna» son piezas que pertenecen al Requiem tradicional y que han sido compuestas a modo de coral, aunque cada una se desarrolla de una forma muy diferente. «Bird’s food» es la única de las piezas que fue compuesta hace años pero que por su carácter y la inspiración del tema ha sido incluida en Santuario. «Tránsito» refleja la nueva realidad que nos ha dibujado el distanciamiento social; como si fueran dos personas, dos melodías están separadas por una nota repetida sin poder llegar a juntarse. El disco se cierra con una recomposición del «Ave María» de Bach-Gounod. El Ave María original de Gounod es una melodía que compuso el compositor francés Charles Gounod para ser interpretada sobre el Preludio nº1 en do mayor, BWV 846 de J.S. Bach. Jose Carra ha modificado la armonía original del preludio de Bach para escribir una nueva melodía.

«Sacrificio» está grabado en casa de Jose Carra. Se puede escuchar el sonido de ambiente de su edificio, sus vecinos. A modo de paisaje sonoro, el oyente se adentra en uno de los momentos más personales del disco.

Santuario es uno de los trabajos más personales y reflexivos del compositor y pianista Jose Carra. Un disco oscuro y expresivo fruto de este momento de nuestra historia.

«El disco fue grabado en diferentes localizaciones. El primer tema que grabé, fue en una nave industrial abandonada junto al lugar donde doy clases. He grabado también en casa uno de los temas y es increíble porque suena exactamente tal y como son concebidos la mayoría de mis temas. con el ruido de fondo de la ciudad y con las limitaciones de mi piano de pared. También he grabado en un Dulcitone de 1900 y en un piano vertical Wing, también de principios del siglo XX en un tema en el que además utilizo grabaciones mías de cuando estudiaba en casa de mis padres con 11 años. El resto de temas los grabé en Royal Pianos, una maravillosa tienda de pianos que hay en Málaga, el sueño de cualquier pianista. Grabé dos temas en un Feurich Vienna 123 y el resto en el Yamaha CFX, como en mi anterior disco. Grabar en la tienda fue increíble porque estaba rodeado de unos cuarenta pianos que más que resonaban por simpatía con las notas que tocaba, cada vez que terminaba una pieza aún pasaban segundos hasta que el sonido de todo ese bosque de pianos se apagaba. También se oyen crujidos de la madera de los pianos, es un disco que muestra la naturaleza del piano en el sentido más literal de la palabra.»